Luz Azul: Beneficios y Perjuicios

 

La luz azul es beneficiosa si es natural, pero perjudicial si es artificial. Nuestro organismo depende de la luz solar y los diversos colores de la naturaleza. Es uno de los elementos más necesarios para mantener nuestra salud, junto con el aire y el agua.

La luz está hecha de partículas electromagnéticas que viajan en ondas. Estas ondas emiten energía y tienen rangos en longitud y fuerza. Mientras más corta la onda, más alta la energía. El largo de las ondas se mide en nanómetros (nm), siendo un nanómetro igual a una billonésima de un metro. Toda longitud de onda es representada por un color diferente.  Cada una de ellas se agrupa dentro de las siguientes categorías: rayos gamma, rayos x, rayos ultravioletas (UV), luz visible, luz infrarroja y ondas de radio. Todas estas longitudes de ondas conforman el espectro electromagnético.

La luz azul tiene una longitud de onda de aproximadamente entre 380 nm y 500, haciéndola una de las más cortas y de más alta energía.

 

Esdpectro de luz

 

La luz azul se encuentra de hecho en todas partes. Cuando estamos en exteriores, la luz del sol viaja a través de toda la atmósfera. La longitud de onda azul, la más corta y de más alta energía, choca con las moléculas del aire causando que la luz azul se disperse por todas partes. Esto es lo que hace que el cielo se vea azul.

En su forma natural, tu cuerpo utiliza la luz azul del sol para regular tus ciclos naturales de sueño y vigilia. Esto es conocido como el ritmo circadiano. Cunado no hay luz natural, comienza el ciclo nocturno para nuestro cuerpo que está regulado por la producción de melatonina. Esta hormona es indispensable para que nuestro cuerpo descanse, se desintoxique y se regenere durante la noche.

La luz azul también ayuda a elevar el estado de alerta, acrecentar los tiempos de reacción, elevar el estado de ánimo y aumentar el sentimiento de bienestar.

Pero también existe una luz artificial que nos perjudica, y que recibimos de dispositivos electrónicos tales como: teléfonos móviles, portátiles, lámparas fluorescentes y luces LED.

¿Por qué deberíamos preocuparnos por la exposición a la luz azul?

Las ondas de luz azul están entre las más cortas y de más alta energía en el espectro de luz visible. Por el hecho de ser más cortas, estas longitudes de ondas “azules” o de “Alta Energía Visible” (HEV) parpadean más fácilmente que las longitudes de ondas más largas y por lo tanto más débiles. Este tipo de parpadeo crea un resplandor que puede reducir el contraste visual y afectar la nitidez y la claridad.

Este parpadeo y brillo pueden ser unas de las razones para la fatiga visual, los dolores de cabeza, y la fatiga mental y física causada por estar muchas horas sentados frente a la pantalla de una computadora u otro dispositivo electrónico.

Los filtros naturales de nuestros ojos no proveen suficiente protección contra los rayos de luz azul emitida desde estos dispositivos electrónicos o los tubos de luz fluorescente. La exposición prolongada a la luz azul puede causar daños en la retina y contribuir a la degeneración macular asociada a la edad, la que puede llevar a la pérdida de la visión. También se está estudiando la relación entre la luz azul artificial y su relación con el desarrollo del Alzheimer y la demencia senil.

 

¿De dónde procede el exceso de exposición a la luz azul?

La evolución en la tecnología de la pantalla digital ha avanzado dramáticamente a través de los años. Muchos de los dispositivos de hoy en día usan tecnología de luces LED para ayudar a realzar el brillo de la pantalla y la nitidez. Estas luces LED emiten ondas de luz azul muy fuertes. Móviles, ordenadores, tabletas y televisores de pantalla plana son solo unos pocos dispositivos de entre los que usan esta tecnología. A causa de su amplio uso y su popularidad creciente, cada vez nos estamos exponiendo más y más fuentes de luz azul y durante  mayores períodos de tiempo.

 

Usamos excesivamente dispositivos electrónicos

En el año 2014 se hicieron dos estudios em EE.UU. con niños de entre 12 a 15 años. Los investigadores del Centro para Control de la Enfermedad y Prevención de Estados Unidos encontraron que cerca del 75% de estos pasa al menos dos horas al día mirando televisión y usando una computadora.

También encontraron que el 15% de adolescentes ve la televisión durante cuatro o más horas diariamente, mientras que el 12% usan sus ordenadores por cuatro o más horas por día.

La Dr Marjorie Hogan, Pediatra que ayudó a escribir las directrices de la Academia Americana de Pediatría sobre el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla, reconoce que los padres tienen una difícil tarea al limitar la TV y los ordenadores a los niños en ese rango de 12 a 15 años de edad, especialmente en la era digital.

¿Cuáles son los efectos de la exposición a la luz azul en nuestra salud?

La luz azul natural puede ayudar a elevar nuestro estado de ánimo y aumentar nuestro estado de alerta. No obstante, la exposición crónica a la luz azul durante la noche puede disminuir la producción de melatonina, la hormona reguladora del sueño, e interrumpir nuestro ritmo circadiano.

La luz azul artificial impide que nuestro cuerpo sintetice melatonina lo que afecta nuestro descanso y regeneración nocturna. Además, se sabe que la melatonina es un potente antioxidante y anticancerígeno. Si durante las últimas horas del día nos exponemos a la luz azul artificial, esto retrasará varias horas la producción de melatonina en nuestro organismo y será más vulnerable al envejecimiento y el cáncer.

Investigadores de Harvard han vinculado el trabajo nocturno y la exposición a la luz azul durante la noche con varios tipos de cáncer (mama y próstata), diabetes, enfermedades del corazón, obesidad y un aumentado riesgo de depresión.

 

Luz azul y fatiga visual digital

La mayoría de nosotros pasa la mayor parte de nuestras horas del día mirando a una pantalla digital, ya sea nuestra computadora en el trabajo, nuestro móvil,  o mirando la televisión. La fatiga visual digital es un nuevo término utilizado para describir las condiciones resultantes del uso de los populares artefactos electrónicos de hoy día.

La fatiga visual digital es un problema médico con serios síntomas que pueden afectar el aprendizaje y la productividad en el trabajo. Los síntomas de la fatiga visual digital, o síndrome de visión de computadora, incluyen visión borrosa, dificultad en el enfoque, ojos secos e irritados, dolores de cabeza, dolores de cuello y de espalda. La fatiga visual digital ha sobrepasado al síndrome del túnel carpiano como la enfermedad número uno relacionada con los ordenadores.

 

Los niños los más afectados

La fatiga visual digital no afecta sólo a adultos. Los niños también están en riesgo de padecer fatiga visual debido al uso creciente que hacen de dispositivos digitales. Los niños de hoy tienen más herramientas digitales a su disposición que nunca antes – tabletas, teléfonos inteligentes, lectores de libros electrónicos y videojuegos son solo unos pocos. De acuerdo a un estudio realizado por la Fundación Familia Kaiser, niños y adolescentes (de 8 a 18) pasan más de 7 horas al día utilizando equipos electrónicos. Antes de los 10 años los ojos de los niños no están completamente desarrollados. El lente cristalino y la córnea son todavía grandemente transparentes y sobreexpuestos a la luz, por tanto, demasiada exposición a la luz azul no es algo bueno. Los padres deberían supervisar y limitar la cantidad de tiempo que les permiten a sus hijos estar delante de una pantalla.

Cerca del 70% de los adultos que usan regularmente los dispositivos experimentan algunos síntomas de fatiga visual, pero muchos no hacen nada para disminuir su incomodidad sobre todo por falta de conocimiento.

 

Luz azul y degeneración macular

Hay evidencia médica creciente de que la exposición a la luz azul puede causar daño visual permanente, contribuir a la destrucción de las células en el centro de la retina, y jugar cierto papel en la degeneración macular asociada a la edad que puede conllevar a la pérdida de la visión.

La melanina es la sustancia en la piel, cabello y ojos que absorbe los dañinos rayos ultravioletas y los rayos de luz azul. Es la protección solar natural de nuestro cuerpo. Los niveles adecuados de melanina nos protegen, pero al envejecer perdemos melanina, así que para cuando tenemos 65 la mitad de la protección se ha perdido, haciéndonos más susceptibles a enfermedades visuales tales como la degeneración macular.

La retina es un tejido muy delgado de muchas capas que cubre la parte interna del globo ocular. La retina puede dañarse por las radiaciones visibles de alta energía de la luz azul/violeta que penetra el pigmento macular encontrado en el ojo. Una baja densidad de pigmento macular puede representar un factor de riesgo para la degeneración macular asociada a la edad al permitir mayor daño de la luz azul en la retina.

Un estudio médico de Harvard afirma que “la luz azul de Alta Energía Visible (HEV) ha sido identificada por años como la luz más dañina para la retina. Después de una exposición crónica,  uno puede esperar ver un crecimiento en el número de degeneraciones maculares como glaucomas y enfermedades degenerativas de la retina”. Y en un artículo publicado por la Fundación Americana de Degeneración Macular (AMDF) se informa que “los rayos de luz azul del espectro parecen acelerar la degeneración macular asociada a la edad (AMD) más que cualquier otro rayo del espectro”.

 

¿Quién necesita protección contra la exposición a la luz azul?

Todos necesitamos tomar precauciones contra los efectos de la luz azul. Ya sea que trabajemos en una oficina o que juguemos bajo el sol, que pasemos horas mirando a una pantalla de computadora o pasando mensajes de texto en nuestros móviles, todos estamos siendo expuestos a la luz azul.

EFECTOS BENEFICIOSOS DE LA LUZ AZUL NATURAL

  • Ayuda a regular el ritmo circadiano, el ciclo natural del cuerpo de sueño y vigilia.
  • Aumenta estado de alerta.
  • Ayuda a la memoria y función cognitiva.
  • Eleva estados de ánimo.

 

Medida sencilla para descansar de la luz azul

 

EFECTOS DAÑINOS DE LA LUZ AZUL ARTIFICIAL

  • Interrumpe el ritmo circadiano.
  • Síndrome de Fatiga Visual Digital: visión borrosa, dificultad para enfocar, ojos secos e irritados, dolores de cabeza, cuello y espalda.
  • Mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer.
  • Mayor riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y obesidad.
  • Aumenta el riesgo de depresión.
  • Puede causar daño visual permanente; puede contribuir a la degeneración macular asociada a la edad que puede llevar a la pérdida de visión.

 

El informe Visión Council 2012 & 2013 informó de las medidas protectoras contra el daño por la luz azul.

 

REDUCE EL BRILLO DE LAS PANTALLAS

Ajusta el brillo de la pantalla en los ajustes. Considera cambiar el color de fondo de blanco a gris. Existen también filtros para pantalla, y programas que te protegen como f.lux  (para ordenadores) y “Filtro Luz Azul” (para móviles). Estas aplicaciones adaptan la pantalla de tu dispositivo según la hora del día en la que estés. A medida que oscurece, se activa un filtro que te protege de la luz azul perjudicial de tu equipo.

LIMPIA LA PANTALLA

Una pantalla sin polvo y sin huellas ayuda a reducir el reflejo.

DISMINUYE LAS LUCES PERIFÉRICAS

Reduce la cantidad de luz que compite con tu pantalla. Disminuye la luz en interior y evita usar tu dispositivo a plena luz del día.

AJUSTA LA PANTALLA

Independientemente del dispositivo, la pantalla debiera estar siempre enfrente de tus ojos,  y un poco por debajo de su nivel.  Los dispositivos de mano deben estar a cierta distancia de los ojos.

INCREMENTA EL TAMAÑO DE LA LETRA

Intenta incrementar el tamaño de la letra para definir mejor el contenido de la pantalla y para hacer la lectura más cómoda para tus ojos.

PARPADEA MÁS AMENUDO

Recuerda parpadear más a menudo. Mirar a una pantalla disminuye las veces que se parpadea, y provoca que el ojo se seque.

HAZ UN DESCANSO DE 20-20-20

Cada 20 minutos, haz un descanso de 20 segundos y mira  a una distancia de 20 metros.

LIMITA EL TIEMPO DE ESPOSICIÓN A LAS PANTALLAS AZULES

Considera limitar el tiempo que pasas usando un dispositivo digital. Sólo dos horas mirando a una pantalla digital puede causar fatiga visual. Los padres debieran supervisar y limitar el tiempo que sus hijos permanecen delante de una pantalla, y reducir el tiempo que ellos mismos están ante sus dispositivos para darles ejemplo.

UTILIZA GAFAS PROTECTORAS NARANJAS

A pesar de que los filtros de luz azul para ordenadores, tabletas y móviles son una buena medida para protegernos de la luz azul artificial, sólo evitan parcialmente esa luz. Además, las luces artificiales que tenemos en nuestra casa también emiten luz azul. Si quieres protegerte completamente de la luz azul durante la noche, te recomiendo las gafas protectoras naranjas. Esta son las que yo uso:

Juan Torrontegui

La mayor parte de la información de este post ha sido tomada de:

http://www.bluelightexposed.com/#bluelightexposed

Puedes Comentar Aquí